Aldrich Ames: ¿Cómo capturaron al espía ruso? ¿Dónde está ahora?

¿Qué Película Ver?
 
Crédito de la imagen: Crímenes de la Guerra Fría/YouTube

El sistema y la cultura del espionaje durante y alrededor de los años de la Guerra Fría estuvieron marcados por intensas rivalidades ideológicas entre Estados Unidos y la Unión Soviética. Ambas naciones emplearon operaciones de inteligencia encubiertas para recopilar información y obtener una ventaja en el ámbito geopolítico. Las tácticas de espionaje incluían el uso de topos o espías colocados dentro de agencias de inteligencia rivales. En la década de 1990, se produjo una brecha significativa con la exposición de cuatro importantes topos de la comunidad de inteligencia estadounidense que habían estado espiando para Rusia, la antigua URSS. El primero de ellos fue Aldrich Ames. 'Hunting Graysuit: America's Deadly Traitor' de FBI True detalla los crímenes cometidos por Ames y los esfuerzos posteriores que llevaron a su arresto, arrojando luz sobre un capítulo crítico en la historia del país.

¿Cómo atraparon a Aldrich Ames?

Aldrich Ames, un oficial de contrainteligencia de la división soviética de la CIA que hablaba ruso con fluidez, traicionado su país convirtiéndose en un doble agente del Kremlin. A partir de 1985, junto con su esposa Rosario, Ames comenzó a proporcionar información crucial a la Unión Soviética. Sus acciones comprometieron más de cien operaciones de inteligencia occidentales, revelaron detalles clasificados y pusieron en peligro numerosos activos. Reveló las identidades de al menos 10 individuos rusos que trabajaban como espías para Occidente, lo que provocó sus trágicas muertes. Ames, motivado por ganancias financieras, recibió más de 2,5 millones de dólares de la KGB y sus sucesores a lo largo de los años.

A finales de la década de 1980 se produjo la identificación y ejecución de dos destacados agentes dobles del FBI, lo que generó sospechas de que había un topo dentro de la comunidad de inteligencia estadounidense. El descubrimiento de Edward Lee Howard, un oficial subalterno de la CIA, como uno de los espías alimentó las preocupaciones, pero la búsqueda del segundo topo permaneció inactiva hasta 1991. Una serie de fallas operativas y filtraciones provocaron una investigación de contrainteligencia que involucró al FBI y la CIA. Entre la lista de 20 sospechosos , también salió a relucir el nombre de Aldrich Ames y los funcionarios de la CIA también encontraron grandes cantidades de dinero inexplicable fluyendo hacia su cuenta bancaria, especialmente después de reuniones con un funcionario de la embajada rusa.

Para vigilar de cerca a Aldrich Ames, el FBI propuso su transferencia fuera de la División de Contrainteligencia de la CIA y reubicarlo en una división antinarcóticos. A pesar del cambio en su función oficial, Ames continuó sus actividades de espionaje con relativa facilidad. Sin embargo, el FBI decidió revelar sus acciones y obtuvo permiso en 1992 para intervenir el teléfono de Ames e instalar discretamente cámaras, micrófonos y vigilancia dentro de su casa y su computadora. Esta vigilancia reveló información crucial, como las afirmaciones engañosas de Ames sobre unas vacaciones. En octubre de 1992, Ames supuestamente había viajado para encontrarse con la familia de su esposa en Colombia, pero la vigilancia descubrió que había mentido y se había reunido con un agente ruso en Caracas.

Después de casi 10 meses de intensa investigación, las unidades de vigilancia planearon una medida decisiva para atrapar a Aldrich Ames en el acto. Con información que sugería una posible entrega alrededor de las 6:30 de la mañana, las fuerzas del orden se movilizaron para detenerlo con las manos en la masa. Desafortunadamente, Ames había alterado su rutina ese día, saliendo 30 minutos antes y regresando del parto antes de que llegaran las autoridades. En un intento posterior, el equipo de vigilancia se posicionó fuera de las puertas principales de la CIA esa misma tarde, anticipando la oportunidad de seguir a Ames hasta un lugar de lanzamiento. Sin embargo, Ames abandonó el lugar tan rápidamente que el equipo no pudo seguirlo, marcando ese fatídico día como el 'Jueves Negro' en los anales del FBI.

Ante la creciente urgencia, las autoridades se embarcaron en una operación arriesgada. En la noche del 15 de septiembre de 1993, una camioneta negra fue enviada a la residencia de Aldrich Ames en North Randolph Street en el próspero suburbio de Arlington, Virginia. Como Ames estaba en Ankara, Turquía, por asuntos de la CIA, el equipo de vigilancia aprovechó la oportunidad para sustituir su bote de basura por uno idéntico. El contenido fue examinado cuidadosamente en otro lugar antes de devolver la lata original. De los artículos desechados, los investigadores descubrieron un mensaje codificado roto, que confirmaba la intención de Ames de reunirse con contactos rusos en Bogotá, Colombia.

El 21 de febrero de 1994, agentes federales ejecutaron un buscar en la residencia de Aldrich Ames, autorizado por el Fiscal General. La búsqueda descubrió importantes pruebas incriminatorias contra Ames y su esposa, exponiendo los métodos de comunicación empleados en sus actividades de espionaje. El arresto se produjo apenas un día antes de que Ames se embarcara en un viaje oficial a Ankara y Moscú. Sacado de su casa con el pretexto de leer un cable en su oficina, un escenario inventado y coordinado con el jefe de Ames, fue interceptado por Mike Donner, quien dirigía los equipos de vigilancia. Donner informó a Ames, de 31 años, de su arresto por espionaje. A pesar de la protesta inicial de Ames, le pusieron las esposas y lo escoltaron al asiento trasero de un coche de policía.

¿Dónde está Aldrich Ames ahora?

El 28 de abril de 1994, tanto Aldrich Ames como su esposa se declararon culpables de los cargos que se les imputaban. Aldrich Ames recibió cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional, mientras que Rosario Ames fue sentenciada a 63 meses de prisión el 20 de octubre de 1994. Como parte del proceso legal, Ames perdió sus bienes y 547.000 dólares de los fondos incautados se dirigieron a la Fondo de Asistencia a las Víctimas del Departamento de Justicia. En el tribunal, Ames confesó haber comprometido a casi todos los agentes soviéticos de la CIA y otros servicios estadounidenses y extranjeros que conocía. Admitió que sus preocupaciones no se centraban en ser detenido por el FBI o la CIA, sino más bien en la amenaza potencial que representaban los desertores soviéticos. Ames reconoció en una entrevista unos meses después de su arresto que inició el espionaje por codicia y deseo de dinero. Además, reveló que luchó contra un problema con la bebida antes de embarcarse en sus actividades de espionaje. Actualmente cumple su condena en la Institución Correccional Federal (FCI) de seguridad media en Terre Haute, Indiana, y nunca saldrá en libertad condicional.

Copyright © Todos Los Derechos Reservados | cm-ob.pt