10 mejores interpretaciones sutiles de todos los tiempos

Sutileza. El arte de contar sin contar. Toda mi vida como cinéfilo, he sido un fanático de la sutileza; ya sea la dirección, el tono, la actuación o la partitura. La sutileza funciona de manera más brillante cuando se trata de las interpretaciones; cuando un actor simplemente deja que una gran cantidad de emociones se hundan con una sola mirada que van más allá de lo que las palabras podrían expresar. Los grandes actores tienden a cambiar sin problemas entre estilos de actuación según el guión y el tipo de vulnerabilidad psicológica y emocional que exige. La interpretación de un actor del personaje es lo que establece el tono y el tenor de la película. Si bien una actuación atrevida y que mastica el paisaje podría ser un reloj deliciosamente entretenido, el arte de dominar la sutileza es un proceso mucho más complejo, desafiante e intrigante. Este artículo echa un vistazo a la lista de las mejores actuaciones sutiles en el cine.

10. Philip Seymour Hoffman, 'Capote'

Lo que convirtió a Philip Seymour Hoffman en uno de los mejores actores de su generación es que rara vez se mostraba en la pantalla. Este es un aspecto fundamental en el arte de la actuación con el que la mayoría de los actores lidian. Cada papel que ensayó Hoffman aportó un sentido palpable de ternura y realismo, humanizando a los personajes más despreciables y deplorables. 'Capote' es sin duda su mejor interpretación cinematográfica. Para retratar al novelista estadounidense Truman Capote de la vida real, Hoffman se ocupó diligentemente de los más mínimos gestos, matices sutiles y la voz aguda, devolviendo al hombre a la vida con una actuación para todas las edades; alcanzando el cenit de su proeza milagrosa actoral.



9. Anthony Hopkins, 'El silencio de los corderos'

¡Si! Una actuación de villano hace la lista. El caníbal psicópata de Anthony Hopkins congela tus nervios, te asusta con sus extrañas fantasías y virtualmente controla tus emociones, pero Hopkins lo hace todo con tanta facilidad y gracia, rompiendo las normas tradicionales pegadas a una actuación de villano que es llamativa y exagerada. Hopkins nos mostró que un villano puede ser tranquilo y encantador y, al mismo tiempo, aterrador. Sus ojos dinámicos canalizan sutilmente emociones de ira, locura y sadismo interior. Hopkins, a pesar de estar en la pantalla por poco menos de 16 minutos, diseña y construye el aura de la película que es absolutamente icónica. A manos de otro actor, el papel se habría deslizado directamente a los pasillos olvidados del cine, pero Hopkins se asegura de que Hannibal Lecter se cuele en tu mente, adormeciendo tus sentidos y aterrorizándote de formas indescriptibles.

8. Al Pacino, 'Serpico'

La década de los 70 fue una época en la que Al Pacino arrojó fuego con cada respiración y mirada en la pantalla. Después de un impresionante debut como adicto a la heroína en 'El pánico en Needle Park', Pacino se abrió camino al estrellato internacional en la épica de gánsteres de Francis Ford Coppola, 'El Padrino'. Un año más tarde, inmortalizó la heroicidad de Frank Serpico, un oficial de policía estadounidense que se enfrentó a la suciedad y la escoria de las calles de Nueva York, en el fascinante drama criminal de Sidney Lumet, 'Serpico'. Pacino, un desgarrador estudio del personaje de un hombre que se siente emocionalmente sofocado por el aumento del crimen y la corrupción de la ciudad, interioriza el trauma mental y emocional del hombre de maneras que nos llevan a lo más profundo del reino palpable de un alma que arde en agonía y angustia.

7. Dustin Hoffman, 'Kramer vs. Kramer'

'Kramer vs. Kramer' es una película que generó tanto odio a lo largo de los años debido a su infame victoria en el Oscar a la Mejor Película sobre la epopeya de la guerra de Vietnam de Francis Ford Coppola, 'Apocalypse Now' en 1980. Pero el retrato magistral de Robert Benton de una clase alta El divorcio de una pareja estadounidense y las repercusiones que tuvo en su hijo de 5 años se han pasado por alto lamentablemente. Al timón de la película está Ted Kramer, de Dustin Hoffman, un ejecutivo de publicidad adicto al trabajo que se encuentra en medio de un lío trágico cuando su esposa lo ha abandonado a él y a su pequeño hijo, dejándolo solo con la responsabilidad del hogar y el trabajo. La transformación de Hoffman de un ejecutivo de publicidad adicto al trabajo a un padre cariñoso y cariñoso es un viaje conmovedor de autodescubrimiento. Hay momentos en los que podríamos mirarlo a los ojos y sentir el dolor, el amor y la turbulencia emocional que destroza su alma amortiguada por la culpa y el arrepentimiento. La interpretación de Dustin Hoffman como Ted Kramer es inolvidablemente desgarradora más allá de las palabras; uno que te atormenta con su sencillez y veracidad.

6. Meryl Streep, 'La elección de Sophie'

Para prepararse para el papel de Sophie Zawistowski en el desgarrador clásico de Alan J. Pakula, Meryl Streep perdió mucho peso, se empapó del acento polaco, se despojó de sus gestos más pequeños, dejándonos con una mujer polaca que está atormentada por sus tragedias pasadas. y relaciones. Si bien la actuación de Streep en la película ha sido fervientemente venerada por muchos como la mejor actuación femenina en el cine y también le valió numerosos elogios y premios, el aspecto más pasado por alto de su actuación en la película es la sutileza con la que interpreta al personaje. En cada escena, vemos a una mujer amortiguando dolorosamente todas sus emociones y deseos y sabemos que estallaría en cualquier momento, pero no lo hace. Y esa es la brillantez de la actuación de Streep en 'Sophie's Choice'.

5. Marlon Brando, 'El Padrino'

Era 1972. El mundo del cine había empezado a olvidar la genialidad de un hombre llamado Marlon Brando, el actor que definió el arte de actuar en los años 50 como lo conocemos hoy. Su trabajo fue rechazado cada vez más por la crítica y fue ridiculizado sin descanso por el público y los fanáticos. Pero el cineasta Francis Ford Coppola tenía otras ideas. Después de una larga y ardua lucha con los ejecutivos y productores de los estudios, la impecable e ingeniosa visión de Coppola dio como resultado que el cine fuera una de sus interpretaciones más icónicas y veneradas de todos los tiempos. El método, a través del cual Brando revolucionó la actuación en el cine hace un par de décadas, fue llevado a otro nivel al pintar exquisitamente a Don Vito Corleone en la pantalla con colores sutiles que humanizan al gángster que hay en él. Su voz cansada, movimientos y gestos impecables y su asombrosa habilidad para la improvisación convierten la actuación en una obra de arte asombrosa en una película que lo tuvo en la pantalla durante poco más de 35 minutos.

4. Robert De Niro, ‘Taxi Driver’

A menudo se dice que, como actor, cuando tienes un guión bien escrito, todo lo que necesitas hacer es no estropearlo, ya que el guión se encarga del resto. Sin embargo, el apasionante guión de Paul Schrader para el icónico drama psicológico 'Taxi Driver' de Martin Scorsese exigió una inmensa preparación psicológica y emocional. Robert De Niro interpreta a un veterano de Vietnam de 26 años que conduce un taxi por las calles de Nueva York, atormentado por la creciente violencia y el caos de la ciudad mientras busca desesperadamente encontrar alguna conexión humana en medio de un entorno tumultuoso que es una burla de civilización. De Niro se lanza a un personaje cuyo descenso a la compleja red de locura y paranoia es inquietantemente espeluznante más allá de las palabras, ya que sus ojos hablan más fuerte que las palabras, internalizando magistralmente el papel evocando emociones de miedo, empatía, frustración y soledad.

3. Robert Duvall, 'Tender Mercies'

Me rompe el corazón cada vez que la gente se olvida de mencionar a Duvall al mismo tiempo que Pacino, De Niro y Hoffman porque es tan bueno, si no mejor, que la mayoría de sus contemporáneos. Duvall es un camaleón. Mucho se ha hablado sobre su brillante actuación en 'Apocalypse Now', pero fue en el sereno drama romántico de 1983, 'Tender Mercies', donde Duvall se perdió por completo para interpretar a Mac Sledge, un cantante de country alcohólico y decaído cuya relación con un cantante. La amable viuda le ayuda a superar su adicción y recuperar el contacto perdido con la vida. Un papel inmensamente personal, Duvall aprovechó la oportunidad para explorar su fascinación de toda la vida por interpretar a un cantante de country mientras conducía más de 600 millas por todo el estado, cantaba sus propias canciones y grababa acentos locales de extraños para prepararse para el personaje. El turno de Robert Duvall como Mac Sledge es una de las actuaciones más bellamente superpuestas y sutilmente subestimadas que jamás hayas visto.

2. Marlon Brando, 'On the Waterfront'

Después de un debut sensacional en 'A Streetcar Named Desire', Marlon Brando se asoció con Elia Kazan una vez más en su drama criminal de 1954 'On The Waterfront'. Cuenta la historia de un ex boxeador convertido en trabajador portuario que lucha con sus corruptos jefes sindicales. Como Terry Malloy, Brando es sutil como una pluma en un retrato complejo de un hombre desgarrado por los deseos perdidos hace mucho tiempo de su pasado y está envuelto en un conflicto abrasador con su propio yo y el mundo que lo rodea. Brando cepilla las debilidades y la ternura de Malloy con exquisita finura y elegancia en un papel que definió las dimensiones de la sutileza y el realismo en la actuación cinematográfica.

1. Al Pacino, 'El padrino II'

Al igual que la película en sí, Al Pacino continuó con el legado dejado por Marlon Brando, redefiniendo el arte de actuar en lo que bien podría considerarse como la mejor película estadounidense jamás realizada. De ser un héroe de guerra joven, juguetón e idealista con un aparentemente alto sentido de la moralidad a un mafioso despiadado y de corazón frío, la interpretación de Pacino como Michael Corleone en 'El Padrino II' es simplemente la mayor transformación de personajes jamás registrada en el cine. Sus ojos se tiñeron de inexplicable melancolía; los mismos ojos que emanan peligro y frialdad cuando mira a su guardaespaldas, con su hermano en brazos, dando luz verde para asesinarlo más tarde. La cualidad enigmática que Pacino aporta al personaje es fascinante y poética. Es una pena que Pacino se convirtiera en una mera sombra de su antiguo yo hacia la segunda mitad de su carrera, pero su trabajo en 'El Padrino II' sigue siendo una de las mejores actuaciones del cine y posiblemente la actuación más sutilmente intensa. jamás puesto en pantalla.

Copyright © Todos Los Derechos Reservados | cm-ob.pt